1-2 Ibarra y Zierbena no defraudaron

  • PDF
En el deporte, hay ocasiones en las que el marcador queda muy lejos de expresar lo vivido en un contienda, no por no hacer justicia a los méritos de uno y otro equipo, sino porque éste no entiende de esfuerzos, de emociones, de hacerse fuerte ante las adversidades Es por esto que, sin atrevernos a tildar de injusto el resultado del partido de ayer, sí que podemos asegurar que en el ambiente de Belabieta quedó, pese a la derrota, esa sensación dulce y reconfortante de quien ha peleado con todas sus armas y ha estado realmente cerca de la meta por méritos propios.
El primer gol visitante, merecido a tenor de lo que se estaba viendo en la cancha, llegó pasado el ecuador de la primera mitad. En una jugada que empezó en el ala izquierda, Efren logró zafarse de su par para finalizar con un potente disparo que fue repelido por Joseba. Allí apareció Iker para aprovechar el rechace y adelantar al conjunto vizcaíno. El golpe pareció afectar a los morados, que estuvieron varios minutos a merced del cuadro zierbanato. Fueron estos instantes en los que el potente equipo galipo pareció sentirse más cómodo en la cancha, generando ocasiones de peligro que eran desbaratadas por Joseba o la defensa piparrera.
En una de estas aproximaciones llegó el segundo tanto visitante, obra de Efren, al finalizar una rápida contra que el cuadro galipo elaboró tras una pérdida de balón morada en un saque de banda. El partido parecía torcerse inexorablemente, pero fue entonces cuando el Lauburu sacó a relucir varios de esos valores que le hacen ser un club “diferente”. Con una renta desfavorable de dos goles en el marcador, y con serias dificultades para articular las rotaciones, sobre todo en la parcela defensiva, el equipo dio un paso al frente, incrementando el ritmo de juego y tratando de volcar el mismo hacia la media cancha visitante. De esta manera, las últimas ocasiones de la primera mitad correspondieron al Ibarra, que se retiró a los vestuarios con la sensación de que podía luchar por la victoria.

Y así comenzó la segunda parte, con el cuadro local haciendo un alarde de entrega en cada disputa, sabedor de que las posibilidades de éxito se reducían a superar al rival en cada lance. Fruto de este esfuerzo por equilibrar las fuerzas llegó el tanto morado, conseguido por Beñat a los dos minutos de la reanudación. El joven jugador tolosarra finalizó con un potente disparó, que se coló por la escuadra, una contra conducida por Andoni Carlosena. Merecido premio para un jugador que continua puliendo carencias al mismo tiempo que asombra a propios y extraños con sus chispazos de talento.
El ver reducida la desventaja espoleo aún más al Lauburu, que continuó elaborando su juego de ataque con criterio, generando así varias ocasiones de peligro que hacían presagiar que el gol del empate podía llegar en cualquier momento. El equipo visitante, por su parte, basaba su juego de ataque en torno a los robos de balón que su gran defensa les permitía realizar. Estas transiciones se convirtieron en varias ocasiones de gol, ante las que Joseba continuó agrandando su figura con varias intervenciones de auténtico mérito. Los minutos pasaban y, al ver que el gol de la igualada no llegaba, Mikel decidió quemar todas las naves poniendo el juego de 5 en cancha. También en esta faceta los morados estuvieron francamente acertados, pese a que el hecho de no haber conseguido ningún gol pudiera invitar a pensar lo contrario. Hasta tres ocasiones claras llegaron a generar ante una defensa muy trabajada y acostumbrada a superar este tipo de situaciones. En una de estas ocasiones, quizá la más clara, el disparo de Ioritz fue despejado en la misma raya de gol por un jugador del Zierbena, cuando Jonathan ya había sido superado. Irrebatible es el hecho de que ejercito ibartarra murió atacando hasta el último instante, pues la última ocasión de peligro se registró a falta de 14 segundos, cuando Andoni Carlosena estuvo a punto de materializar lo que hubiese sido un premio merecido, a tenor de lo visto en esta segunda mitad. Sin embargo, como mencionábamos al inicio, el marcador no quiso entender de emociones ni de esfuerzos y se limitó a registrar los goles de uno y otro equipo, hecho que tampoco podemos considerar como injusto, pues el Zierbena realizó un gran encuentro.

LAUBURU IBARRA: Joseba,Andoni Carlosena, Loritz, Agus y Beñat-cinco inicial-, Andoni Aguirrezabala, Javi Saldise, Asier Aierbe, Nourdine y Xabier Arranz.
ZIERBENA: Jonathan, David Ruiz, Efren, Iker y Christian Blanco-cinco inicial-, Adrian, David Barbero, José Ramón y Michael.
GOLES: 0-1, Iker Díez (12´).0-2, Efren (17´) y 1-2, Beñat (22´).
ÁRBITROS: García Llanos y Eguia Echarte. Mostraron cartulina amarilla a Andoni Carlosena, Andoni Aguirrezabala, Joseba, Nourdine, Zuhaitz, Christian Blanco y David Ruiz,

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar