1-2 Sufrió el Ibarra para doblegar al Sala Quinto

  • PDF
Llegó, al fin, la primera victoria del Lauburu lejos de Belabieta. Tras merecerlo en varias ocasiones, quizá no en su mejor partido, pero sí cuando más falta le hacía a un equipo, cuya fe y confianza en sí mismo rozan lo antológico. Como si de un guión de película de suspense se tratara, toco sufrir ante un gran rival que también está mermado por las lesiones y en una de las canchas más difíciles de la liga.
El partido no resultó excesivamente brillante por ninguna de las dos partes. Con los de casa mermados por las lesiones, el Lauburu acertó no rehuyendo la lucha de cuerpo a cuerpo que suele plantear el cuadro aragonés en sus partidos como local. Esto provocó que se viviera un encuentro con mucho contacto físico, en el que cada balón dividido se disputaba como si fuese el último.
Las primeras ocasiones fueron para los piparreros. Tocando desde campo propio y llegando con fluidez a la portería de Alejandro, el juego de los morados hacía presagiar que el gol visitante estaba cerca. Éste llegó a los tres minutos de juego, tras un saque de esquina. El gol fue obra de Zumeta, que tras recibir un pase de Andoni, batía a Alejandro con un potente disparo que rebotó previamente en un defensor.

El gol no hizo más que refrendar los ánimos de la cuadrilla morada, que siguió mostrándose muy ordenada en defensa y con suficiente criterio como para hacer daño en ataque. Así llegó el 0-2, obra en su totalidad de la dupla navarra que tantas alegrías acostumbra a darnos. Andoni Carlosena ponía en juego un saque de banda, cerca de la divisoria de ambos campos, dejando a Javi Saldise en clara ventaja ante Alejandro. Este exquisito pase no podía ser remachado más que con un sublime remate, y para eso nadie mejor que el 14 morado, que batió por arriba a Alejandro firmando uno de los tantos de la jornada. Minuto 7 y la cosa pintaba tan bien como les contamos.
Sin embargo, como suele suceder en los partidos que se juegan En Quinto de Ebro, el equipo local no tiene en su vocabulario el dejarse ir o abandonar la lucha. Como nosotros hemos hecho en tantas ocasiones, el conjunto maño se puso el mono de trabajo cuando peor pintaban las cosas y comenzó a revertir la dinámica de juego a base de agresividad defensiva y velocidad en el ataque. En esos momentos, al Lauburu empezó a durarle demasiado poco el balón. Los de Mikel se vieron encerrados cerca de su portería, mientras las ocasiones de peligro comenzaban a acumularse. Como no podía ser de otra manera, el guion de un partido como el de ayer requería de la presencia de un portero salvador, y allí apareció el gran Joseba Balerdi para cumplir con las exigencias del papel. Sin embargo, esta no era buena noticia para el Lauburu, por lo que Mikel se vio obligado a pedir un tiempo muerto.
No obstante, esta pausa pareció no surtir el efecto deseado, ya que la dinámica del juego no varió considerablemente. Por suerte, por aquel entonces, y fruto de la agresividad que le estaban imprimiendo a su defensa, el Quinto alcanzó la 5ª falta, lo que les obligó a disminuir la intensidad con la que se estaban empleando. Así las cosas, cuando parecía que se llegaría al final de la primera parte con el 0-2, el cuadro maño logró recortar distancias. Tras una jugada individual de Ignacio, Joseba detuvo el primer disparo de éste. Sin embargo, el rechace le cayó a Pedro, que la clavó en la escuadra para llevar el delirio a la grada. 1-2 al descanso y los fantasmas tocando a la puerta del vestuario morado.
Al Ibarra solo le faltó acierto para poder dejar finiquitado el partido, o casi, en los 10 primeros minutos de la segunda mitad. Zumeta, Andoni y Nourdine dispusieron de varias ocasiones, para haber podido vivir el final del partido con cierta placidez. Pero ayer no era el día de la tranquilidad. Como si los nuestros eligieran el camino del suspense, para darle así más valor a la victoria, lo incierto del resultado se mantuvo hasta la última fase del partido.
Pese a que el Lauburu se había mostrado muy sólido en todo el transcurso de esta segunda parte, y apenas había concedido ocasiones al conjunto aragonés, el lógico empuje que le daba el hecho de verse cerca en el marcador sirvió de acicate al bravo equipo del Quinto. De esta manera, pese a haber perdido a un jugador por lesión en el transcurso del choque, el bloque maño apostó por jugar de 5 los últimos minutos. Prensa Ibarra)

SALA QUINTO: Alejandro, Aitor, Pedro, Ignacio y Jorge-cinco inicial-, Sergio, Antonio y Héctor.
LAUBURU IBARRA: Joseba, Nourdine, Andoni Carlosena, Javi Saldise y Beñat-cinco inicial-, Andoni agirrezabala, Aitzol, Xabi, Andoni Zumeta y Xabi Arranz.
GOLES: 0-1, Andoni Zumeta (3´). 0-2, Javi Saldise (7´) y 1-2, Pedro (19´).
ÁRBITROS: Castillejo Álvarez y Lancha Urtaun. Tarjeta amarilla a Pedro y Antonio.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar