PRIMERA DIVISIÓN

Jornada 19

Cartagena-Osasuna
Palma-ElPozo
Jaén-Barcelona
R.Navarra-Peñíscola
Burela-Inter
O Parrulo-S.10.Zaragoza
Santa Coloma- Levante
Córdoba -Valdepeñas

Vadillo: Necesitamos los tres puntos ante ElPozo
"Alan y Vilela vienen de estar parados y todavía les queda mucho"

El 14 de enero de 2020 quedará grabado a fuego en la memoria del Talavera. La primera visita del Inter, un Primero de Mayo como hacía años que no se recordaba con un lleno absoluto, un merecido homenaje al grande entre los grandes del fútbol sala talaverano como Justo Cáceres, y la victoria sin paliativos de los hombres de Rubén Barrios ante todo un líder de la máxima categoría. Ahí es nada.

La bonita historia del pez chico que se come al grande se escribió con letras doradas en los pupitres instalados a pie de pista para la ocasión y la verdad es que fue con todo merecimiento, porque Talavera hizo una primera parte casi rozando la perfección, pues se fue 2-0 al descanso, pero bien pudo irse con algún gol de más.

Inter no se encontraba cómodo, no era capaz de dominar a una fiera que parecía estar desbocada, casi se podría decir que los papeles se estaban invirtiendo y el de Segunda parecía de Primera y viceversa. Enorme claridad de ideas a la hora de atacar y sobre todo dejando bastante inadvertido a Iker López, aunque su leyenda se empezó a fraguar en el segundo acto.

Antes de llegar a éste acertó el conjunto cerámico con dos goles y los dos a balón parado. Si al equipo se le achacaba que la pizarra se le atragantaba, pues toma dos tazas. El benjamín de los celestes, Manu Cebrián inauguraba el marcador tras culminar un servicio desde la esquina de Asensio con un zapatazo raso que se colaba en la meta de Álex González.

Y del 1-0 al 2-0 poco antes del descanso en otra pizarra que salía a la perfección. Falta en la frontal del área que, por cierto, era la quinta de los de Torrejón de Ardoz, y que Sergio sacaba en corto para Asensio y éste dejaba a Nacho Pedraza para que la pusiera con sutileza en la escuadra haciendo imposible cualquier intento visitante por repeler el tiro. Entre un gol y otro, por el camino, las tuvieron los locales de todos los colores.

A Asensio le faltaba la precisión tras irse de Álex González, a Sergio la cucharita se le iba levemente desviada, a Manu Cebrián era el poste el que repelía su tiro... El Talavera estaba siendo mejor sobre el 40x20, incluso tuvo otra clara sobre la bocina de Nacho Pedraza, ante un Inter que sólo encontraba algo de luz en las botas de Bebe, pero tenía enfrente al coloso Iker López.

La segunda mitad fue otra historia, porque el despliegue físico de la primera mitad se tenía que notar en los talaveranos que, aun así, supieron nadar y guardar la ropa. Los sostuvo el impecable trabajo defensivo como una afición que apretó como nunca. Fue la número seis, jugó con uno más Talavera, sí, porque la llama del Primero de Mayo se había encendido y ya no hubo manera de apagarla.

Cada corte atrás, cada posesión que se conseguía recuperar, incluso cada error de pase del rival lo jaleaba la torcida talaverana. Ni en los momentos complicados, porque los empezó a haber, enmudecieron los fieles a la parroquia talaverana, que tragaron saliva ante el cañonazo de Elisandro que repelía la madera.

De esos momentos malos se repondría el Talavera, que empezó a llegar por oleadas alcanzada la primera media hora. Se repusieron los de Rubén Barrios de sus momentos de agobio para volver a provocar en el Inter muchos dolores de cabeza, tantos como que Víctor López recogía el rechace a un disparo suyo para estrellarlo en la madera y poco más adelante Anass y Manu Cebrián combinaban para por en apuros a Álex González.

Intentó recuperar el mando el conjunto de Tino Pérez, que no esperó más a jugar de cinco sus últimas bazas con Bebe en este rol. Tocaban y movían los torrejoneros, aunque no quebraban en exceso la tela de araña de los de Rubén Barrios y cuando lo hacían ahí una vez más Iker López para sacar sobre la línea el chut de Gadeia o los disparos con veneno tanto de Borja como de Bebe.

Tanto riesgo que estaba tomando Inter también jugaría en su contra, porque Talavera tiene a buenos ‘carteristas’. La tuvo Sergio tras robar en tres cuartos y disparar desde lejos, pero la bola salía lamiendo el palo. No pasaba nada, otra vez atrás a rearmarse y esperar otra ocasión que vaya que si llegaría. Y es que casi sobre la bocina Kike disparaba a puerta vacía y culminaba el 3-0.

El Talavera tumbaba al mejor equipo del mundo, al líder de la Primera División y la afición celebraba como nunca una victoria lograda por todos, tanto los del 40x20, como los del banquillo y no menos importante los de la grada, quienes recibieron por parte de los jugadores su reconocimiento en forma de vuelta al ruedo. (Prensa Talavera)

...

 

TALAVERA: Iker López, Pepe, David Rondón, Sergio y Nacho Pedraza-cinco inicial-,  Víctor López, Kike, Asensio, Anass y Manu Cebrián.

INTER:  Álex González, Humberto, Raya, Borja y Gadeia-cinco inicial-, Bebe, Marlos, Pito y Elisandro.

GOLES: 1-0 (min. 7) Manu Cebrián, 2-0 (min. 18) Nacho Pedraza y 3-0 (min. 40) Kike.

ÁRBITROS: Carlos Rodrigo Miguel y Fermín Sánchez Molina (Castilla-La Mancha). Amonestaron a los locales David Rondón y Nacho Pedraza. Por parte visitante vieron la amarilla Álex González y Humberto.

PABELLÓN: Primero de Mayo de Talavera de la Reina. Presentó un lleno absoluto en una cita en la que se homenajeó a Justo Cáceres por su  trayectoria deportiva en el club así como a Javier Lorente, Tino Pérez y Jesús Herrero por su aportación al fútbol sala talaverano.

Comentarios  

+1 #1 YoMismo 15-01-2020 13:24
Inter ya hizo un ridículo enorme en Móstoles, dónde pasó sin merecerlo. Si a eso le añades que perdió un jugador que allí fue de los que tiró del carro (Solano), pues te queda otro ridículo y elminado en Talavera
Citar

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar