.

PRIMERA DIVISIÓN

Jornada 17

Córdoba 2-5Barcelona (V)
Inter5-3Palma (V)
Santa Coloma2-2Jaén (V)
Cartagena4-2Xota (V)
Levante2-3Noia (S)
Manzanares2-2R. Betis
Antequera0-3ElPozo (S)
R.Navarra 6-4Valdepeñas (S)

Justa derrota, las cosas como son. Si de 40 minutos regalas los 20 primeros, así es muy complicado y es la auténtica realidad de un Talavera que cuando quiso despertar llevaba un 0-5 en contra, que luego pasó a ser un 0-6, pero cierto es que a la vuelta de vestuarios la actitud ya era otra, algo mejor. El equipo tiró de orgullo, de juego de cinco y llegó a colocarse con un 4-6 a seis minutos para el final y hasta ahí llegó un conjunto talaverano fundido ante un Grupo Bolaños que acabó matando

cualquier esperanza con dos tantos más a puerta vacía para el definitivo 4-8.

Definir la primera parte de los de Ángel Magán es fácil: peor imposible. Lo curioso del tema es que la cita no arrancó nada mal con Iván Velasco y Zion poniéndole velocidad al encuentro y causando problemas en la zaga rival. Fue encajar el 0-1 en el primer acercamiento visitante, tanto materializado por Fernando libre de marca al segundo palo y a partir de ahí el equipo entró en estado catatónico.

Primero con dos cesiones en apenas un par de minutos salvadas por Pitu y poco después con una salida de presión con el arquero sacando la bola se complicaba más de la cuenta, al meta le robaban la cartera, tenía que recular hacia atrás y en su intento de despeje la tocaba con la mano fuera del área cuando un rival se disponía a rematar a puerta vacía. El bargueño se iba a la calle y a Carlitos le tocaba entrar frío al partido, sin apenas tiempo de calentar.

El talaverano se hacía un paradón de primeras pero el rechace le caía a Román y este no iba a perdonar para el 0-2. Recuperaba su hombre de menos Talavera, pero no así su rumbo en la cita, la cual por cierto estuvo parada en torno a diez minutos por un choque entre Zion y Félix José en la que el meta se llevó la peor parte e incluso debió ser evacuado al hospital por precaución tras ser atendido previamente por el médico del conjunto cerámico Dennis Aranda.

Pasado este susto, del que por cierto esperamos que la lesión sea lo más leve posible y pronto pueda volver a las pistas, el conjunto cerámico siguió sin ofrecer síntomas de revertir la situación. Es más, la cosa se agravó porque una pérdida y potente remate de Jose Ángel suponía el 0-3. Y seguía la sangría porque tras otra parada salvadora de Carlitos llegaba el 0-4 anotado por Federico en un disparo que el meta local no vio salir ante las piernas que buscaban taponar el tiro y cuando reaccionó era demasiado tarde.

Pidió tiempo muerto Ángel Magán, trató de dar entrada a los jóvenes Miguel Ángel y Dani Hernández a ver si estos podían darle al encuentro otra perspectiva. Sin embargo, la cosa seguía empeorando, sin ser capaces los locales de general absolutamente nada, cargándose de faltas y encomendándose a un Carlitos que volvía a hacer dos grandes paradas, una de ellas un diez metros que le sacaba a Román.

Por desgracia el meta talaverano no podría hacer nada por evitar un 0-5 que llegaba de remate cruzado, siendo este ejecutado por Federico y después de que Dani Gálvez tuviera en sus botas el primer tiro a puerta después de una acción que tuvo Zion en el primer minuto de juego. Con este resultado, por suerte para los locales, llegábamos al final del primer tiempo y el público despidió con música de viento a los suyos. La verdad es que la imagen estaba siendo muy mala y un paso por vestuarios era lo mejor que les podía pasar a los de Ángel Magán.

Esos diez minutos de pausa sirvieron como terapia acelerada para un Soliss FS Talavera que salió con otra cara al partido, con otra actitud. Más incisivo, buscando ese gol tempranero que los conectase con el partido y que Zion tuvo hasta por tres veces, como también un Samu Lastra que se encontraba con la intervención de un Luis que llamó la atención por el dorsal que portaba en su camiseta, un número nueve que más parecía de otra demarcación.

Talavera estaba empezando a hacer méritos para estrenar su casillero y ocurrió lo mismo que en la primera parte. La primera que tenía Grupo López Bolaños se iba para adentro. Federico se plantaba solo ante Carlitos y su disparo en el mano a mano, aunque la tocaba el meta, se iba para adentro para subir un 0-6 que escocia y mucho tanto los de dentro como a los de fuera de la pista.

Esta vez no se desarmó el equipo de la Ciudad de la Cerámica, que quizá viendo que todo estaba perdido ya le daba igual morir o matar muriendo. Lo intentó Zion, que no estuvo fino en la definición y viendo que la cosa no mejoraba de cuatro se probó con el juego de cinco. Entre medias de ello expulsión de Antonio María por doble amarilla y en superioridad Samu Lastra hacía el deseado primer gol con un disparo con poco ángulo que sorprendía al meta extremeño y subía el 1-6.

Dio moral el tanto a Talavera y las cinco faltas con que ya contaban los fontaneses provocaron que su rival diera un pasito atrás que fue aprovechado por los locales para cerrar más si cabe a sus oponentes y sacarles dos diez metros de los que solo acertarían en uno de ellos (2-6 anotado por Dani Gálvez), ya que el otro doble penalti lo manda a al palo Jota.

Siguió intentando el equipo de Talavera de la Reina y otra vez que volvería a acertar Samu Lastra en gran acción trenzada en salida de balón ante la presión local para el 3-6. Ya llovía menos y mucho menos que lo haría un minuto más tarde cuando templaba la bola Iván Velasco y la cazaba Zion al segundo palo para el 4-6.

Los de Ángel Magán estaban muertos y de la nada habían conseguido meterse en el encuentro. De hecho Zion tuvo el quinto pero se la sacaban bajo los palos. Lástima que la gasolina, aunque restaban seis minutos, estaba por desgracia con el depósito en reserva. De hecho, el técnico local pidió tiempo muerto para que sus hombres pudieran recuperar algo de energía de cara al ataque final.

Por desgracia ese tiempo muerto pareció tener más efectos nocivos que positivos porque dos pérdidas en errores de circulación se resolvieron en dos tantos de Yeray y Federico que hacían a los locales toparse de bruces con la realidad (4-8). Mal partido, reacción tardía y despedida a un 2022 aciago para los intereses del Talavera. (Prensa Talavera).

 

TALAVERA: Pitu, Jota, Iván Velasco, Samu Lastra y Zion-cinco inicial-, Carlitos, Miguel Ángel, Dani Gálvez, Chencho, Dani Hernández, Miguelito y Fernando.

GRUPO BOLAÑOS: Felix José, Carlos, Román, Federico y Fernando-cinco inicial-, Antonio María, Yeray, Jose Ángel, Luis y Luis Miguel.

GOLES: 0-1 (min. 5) Fernando, 0-2 (min. 7) Román, 0-3 (min. 9) Jose Ángel, 0-4 (min. 12) Federico, 0-5 (min. 17) Federico, 0-6 (min. 24) Federico, 1-6 (min. 30) Samu Lastra, 2-6 (min. 32) Dani Gálvez, de doble penalti, 3-6 (min. 33) Samu Lastra, 4-6 (min. 34) Zion, 4-7 (min. 37) Yeray y 4-8 (min. 38) Federico.

ÁRBITROS: Alberto Almagro Sánchez y Antonio Rodríguez Blanco (Comunidad de Madrid). Amonestaron a los locales Carlitos, Zion y Samu Lastra, este último en dos ocasiones siendo expulsado en el 39’. Por parte visitante vieron la amarilla Jose Ángel, Luis y Antonio María, este último en dos ocasiones siendo expulsado en el 29’. Expulsaron con roja directa al local Pitu en el 7’.

 

 

Utilizamos cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario.