.

PRIMERA DIVISIÓN

Jornada 17

Córdoba 2-5Barcelona (V)
Inter5-3Palma (V)
Santa Coloma2-2Jaén (V)
Cartagena4-2Xota (V)
Levante2-3Noia (S)
Manzanares2-2R. Betis
Antequera0-3ElPozo (S)
R.Navarra 6-4Valdepeñas (S)

Cuarenta minutos de lucha y de brega, de representar perfectamente lo que significa la palabra equipo, bien tuvieron su recompensa para el Talavera en la cita ante el líder de competición, un res Cantos que hasta la fecha sólo había concedido una única derrota en la competición y al que los cerámicos le infligieron la segunda del curso en el que es, de largo, su mejor encuentro de la temporada. Un 4-2 reflejaría el marcador final de un choque

en el que tocó remar contra corriente desde el segundo 12. Eso fue lo que tardó Íñigo en perforar la meta de Pitu para hacer el 0-1 en una acción desde la banda en la que el jugador tricantino remató prácticamente en boca de gol para adelantar a su equipo y hacer pensar a la afición local que esperaba otra tarde de tormento, otra de tantas de las que llevamos vividas este curso.

Pero no, craso error. A este Talavera desde que ha llegado este 2023 se le nota algo diferente y este sábado se terminó de demostrar lo que desde la cita de Rivas, aunque se perdió, se venía vislumbrando. El equipo mentalmente no se deshacía y eso que Tres Cantos apretaba de lo lindo en la salida de balón. De hecho, los cerámicos insistían en salir con la pelota jugada y en su primer movimiento, entre Chencho y Charly, al madrileño se la rebañaban cuando tenía la pierna dispuesta a ejecutar.

Pasaban los minutos y la presión cambiaba al otro campo, ahora era Talavera quien subía líneas y su rival el que daba un pasito atrás. En una de esas acciones de subir la línea a tres cuartos le rebañaba Zion la bola a su par y se la servía a Chencho para encargar al meta y definir con perfecta maestría. Llegaba el 1-1 y era más que el principio de algo grande.

Y tenía ganas de mambo el conjunto local, que estaba desarbolando a un líder que no estaba cómodo sobre la pista. Generaban los cerámicos y además con claro peligro sobre el marco de un Raúl Arrojo al que el poste le salvó a Chut de Jota desde el costado derecho y no sería la única vez que los locales se toparían con la meta en este primer acto. También se luciría el arquero a remate dentro del área del propio Jota, mientras que a Samu Lastra le fallaba la ejecución tras pase templado al corazón del área de David Hernández.

Muy seguro estaban los cerámicos, rayando un nivel casi perfecto de juego, pero eso no resultaba suficiente para neutralizar a un líder que sacara el jugador que sacara siempre se mantenía en un nivel alto y que en dos latigazos casi consecutivos pudo ponerse por delante pero ahí estaba también esta tarde Pitu para negarle y hasta por dos veces el tanto a Lucas López con dos soberbios paradores.

Nos acercábamos al segundo momento decisivo de la tarde, en el cual los colegiados le perdonaban la quinta falta a los madrileños pero pronto se olvidaría de eso una parroquia local que vio cómo tiraban de manual de una contra perfecta para conseguir el 2-1. Saque de Pitu al espacio para Dani Gálvez y éste que veía el desmarque de Zion en la frontal para enviarle una bola medida y que el de El Casar de Escalona la metiera con el alma para adentro.

Veía el técnico visitante que sus chicos estaban siendo superados y trató de ajustar parámetros tanto en ataque como en defensa. Le vino bien al Tres Cantos, que volvería encontrando el camino al gol y al empate, aunque fuera contando con la fortuna que el balón templado al corazón del área tocó en Wifly y cambió la trayectoria despistando a Pitu y subiendo el 2-2 al marcador.

Otro mazazo, sí, pero el Talavera tenía este sábado la mente de un samurái, sin temor a un oponente que sobre el papel era superior. Había que tener calma, no volverse loco y jugar estos minutos finales antes de alcanzar el tiempo de descanso. Minutos nuevamente buenos que casi le dan el tercero tras acción de pizarra en la que Zion recibía en la frontal libre de marca y se estrellaba en la madera y anteriormente a ello en disparo de Jota en el que Raúl Arrojo abortaba con un paradón.

No sólo la tuvieron los de Talavera de la Reina, ya que Tres Cantos pudo haberse ido también por delante al descanso. En acción también ensayada, con bloqueo de por medio, le dejaba a Lucas López un disparo en clara posición que estrellaba en el poste. Respiraba Talavera y con el 2-2 nos íbamos al tiempo de descanso.

El segundo acto tuvo un cambio en la meta tricantina, a la postre decisiva para el desenlace final. Y es que el gran juego de Pichín con los pies pudo darles mucho, de hecho, la primera acción de peligro clara fue suya, pero a la par les acabaría costando un disgusto del que no se repondrían los de Héctor Martín, pero para eso quedaba mucho.

El panorama del encuentro parecía igual que el que nos había dejado este primer acto, sólo que Tres Cantos parecía esperar su momento para coger la delantera. Sin embargo, no le dejaron los talaveranos y no lo hicieron porque multiplicaron sus ayudas en defensa, con un trabajo superlativo manteniendo el nivel a un equipo oponente que, sacara el jugador que sacara, para nada bajara el ritmo de la rotación.

Lucha titánica de segundo acto en el que un detalle lo podía decidir todo y ahí es donde rescatamos de nuevo la figura de un Pichín que tomó demasiados riesgos saliendo con la pelota jugada y Chencho estuvo atinadísimo para recoger un rechace, darse la vuelta y tirar desde su propio campo para enviar a gol con los tricantinos con la portería desguarnecida. Era el 3-2 y el momento de defender el fuerte.

Sufrió Talavera y Ángel Magán que buscó oxígeno extra solicitando un tiempo muerto para preparar los cinco minutos finales de defensa del fuerte. Y qué mejor manera de defender que atacando, parece un contrasentido, sí, pero de esta manera los talaveranos mantenían la bola lejos de su área a la par que tenían opciones de incrementar la renta, algo que casi logra Zion en sendas acciones que llegaron de manera consecutiva, de la misma manera que el poste le negaba el gol a Dani Gálvez en remate desde los diez metros tras cometer los visitantes una falta sobre Samu Lastra que era la sexta.

Llegábamos a los tres minutos finales, momento en el cual Héctor Martín decidió que no era buena opción hacer de Pichín actuar como adelantado y probar con un jugador de campo para atacar de cinco. Movían realmente bien los tricantinos y en la mejor que tuvieron el poste salvaba en remate de cruzado al segundo palo.

Achuchaba el Primero de Mayo, que recuperó la electricidad ausente en fechas pasadas, y se hacía fuerte el Talavera, tan fuerte que en los segundos finales la enésima buena acción en defensa le dejaba a Samu Lastra un balón muerto y a portería vacía que enviaba a la red haciendo el gol, el definitivo 4-2, llevando el éxtasis a un conjunto de Talavera de la Reina que se merecía una victoria así y que parece que por fin encontró el camino después de muchas jornadas sufriendo en silencio.(Prensa Talavera).

 

TALAVERA: Pitu, David Hernández, Jota, Charly y Samu Lastra-cinco inicial-,  Wifly, Dani Gálvez, Chencho, Miguelito, Fernando y Zion.

TRES CANTOS: Raúl Arrojo, Bertín, Pablo Fernández, Íñigo y César-cinco inicial-, Pichín, Héctor, Lucas Quintana, Cruzado, Labrador y Lucas López.

GOLES: 0-1 (min. 1) Íñigo, 1-1 (min. 8) Chencho, 2-1 (min. 14) Zion, 2-2 (min. 17) Wifly en propia puerta, 3-2 (min. 34) Chencho y 4-2 (min. 40) Samu Lastra

ÁRBITROS: Julián Polo Sánchez y Víctor Manuel Rodríguez Retamal (Extremadura). Amonestaron a los locales Wifly, David Hernández, Charly y Pitu. Por parte visitante vio la amarilla Labrador.

Utilizamos cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario.